Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

Valorar lo nuestro

 

La globalización es un proceso social, económico, comercial y tecnológico que se desarrolla a nivel mundial y ha logrado un impacto a niveles locales. En últimos años, dicho proceso origina transformaciones en la economía internacional debido a sucesos como la expansión de las empresas y el desarrollo de nuevas tecnologías. 

A las familias les impacta principalmente en los hábitos de consumo, generalmente marcados por la publicidad y direccionados por empresas y gobiernos, muchas veces ajenos a las costumbres de los pueblos de los que procedemos. (Saldaña 2003)

En América Latina, el empleo en el sector público (empleos generados por los gobiernos) disminuyó marcadamente al comenzar el siglo. La pérdida no fue compensada por el crecimiento del empleo en el sector privado (generado por las empresas), con lo cual las personas desempleadas requirieron crear sus propias soluciones económicas a través de la pequeña empresa, la principal fuente de trabajo en la región. Sin embargo, en México apenas el 20% de las nuevas empresas locales superan el año de existencia. (Portes y Hoffman, 2003)

Cuando llegan a nuestro alcance productos del mercado global elegimos nuevos artículos y tiendas en las cuales comprar porque nos ofrecen cosas novedosas y atractivas. Muchas veces nos olvidamos de la producción nacional; poco compramos en las micro, pequeñas y medianas empresas locales; ignoramos que también generan empleos y que sustentan de manera directa a una o varias familias.

La principal característica de los ‘microempresarios’ es la posesión de un pequeño capital para inversión inicial o tener alguna especialización profesional, técnica o artesanal. No obstante, en este contexto un negocio bien establecido puede quebrar debido a que compite con la producción en serie y los bajos costos ofrecidos por las grandes empresas.

 Independientemente de los acuerdos y reglamentos mercantiles internacionales, lo que está en manos de los ciudadanos  es mantener el equilibrio en el manejo de sus gastos personales. Cada uno debe comprar lo necesario fijándose no sólo en el precio sino en la calidad y el origen.

El apoyo al comercio nacional se da desde el hecho de preferir la tiendita, carnicería o recaudería de la esquina, hasta la utilización de un alto porcentaje de sus gastos previstos en adquirir artículos de empresas nacidas en su propio país.

Esto es más fácil si nos informamos acerca de la producción que caracteriza a cada municipio cercano, y si bien no iremos a adquirir los alimentos y otros enceres del día a día, de vez en cuando se puede buscar en ellos muebles, ropa, zapatos, tapetes, juguetes, trastos y otros artículos que adquirimos con poca regularidad pero que representan una importante colaboración al ingreso de los connacionales.

No está mal visitar el supermercado o minisuper más cercano cuando se necesita adquirir un producto, principalmente porque muchas veces es la alternativa más práctica, pero debemos ser consumidores reflexivos, evaluar que no es la única opción y procurar un intercambio comercial más justo desde una iniciativa personal que apoye la economía interna.

 

                                                             Por Yanet G. Sánchez Monroy

 

 

Fuente sugerida:

Saldaña, Mauricio. 2003. Cómo aprovechar la globalización. México: Vila editores

0
No votes yet
Su clasificación: Ninguno