Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

Lista de compras para padres primerizos

 

Ante la noticia de que llegará un nuevo bebé al hogar, los futuros padres comienzan a prepararse para recibirlo y compran múltiples objetos porque los consideran necesarios o simplemente porque les gustan cuando los ven en los aparadores. En esta etapa los padres están dispuestos a comprarle cualquier cosa a su bebé sin dudarlo.
Sin embargo, regularmente los recién nacidos implican invertir un porcentaje considerable de los ingresos en la satisfacción de sus necesidades, por ello es preferible destinar algo para los gastos prenatales y guardar una buena suma para tener la seguridad de que no le faltará nada al niño o la niña cuando nazca. No importa si el sueldo de los padres parece suficiente, es mejor ser precavidos.
Una vez que hayan transcurrido cinco o seis meses del embarazo, revisa si tienes cubierta la siguiente lista:
Tres cambios de ropa exterior. Es común que familiares y amigos cercanos contribuyan en los preparativos con pequeños obsequios que regularmente incluyen ropa, por eso no debes preocuparte mucho por adquirirla, sólo asegúrate de que tengas camisetas tipo pañalero (cubren el pañal y cierran con botones debajo del mismo), playeras de algodón tipo polo (aseguran que tu bebé no tendrá frío porque están cerrados hasta el cuello) mamelucos, pantalones y un par de gorritos también para evitar que tu bebé padezca frío. Al atuendo agrega unos pares de calcetines y unos mitones (o guantes) que además de cubrir sus manos de las bajas temperaturas evitarán que se rasguñen.
Es indispensable tener al menos un cobertor grueso y dos mantas calientitas un poco más delgadas. No te olvides de adquirir una pequeña almohada suave; ya que el cuello del bebé carece de fuerza, siempre debe tener su cabeza levemente levantada y muy cómoda.
Compra un par de mamilas con capacidad mayor a 6 onzas: al principio no beberán la mamila completa pero las pequeñas no durarán más de tres meses, después le serán insuficientes. Un biberón tiene gran durabilidad, no requerirás muchos reemplazos pero sí debes cambiar el chupón de estos. Adquiere también un par de las medidas más pequeñas que encuentres para que se adapten a la boca de tu bebé y cuando ya no le sirvan, empieza a buscar un chupón de mamila más cómodo. No compres más de tres, algunos niños nunca se acostumbran al biberón y después del pecho comienzan con el vaso entrenador. Ten disponible un recipiente para hervir los biberones y el agua para el pequeño, además de un cepillo limpia-biberones.
Sin duda, te hará falta una tina, un jabón, una esponja y una toalla, todos deben ser de uso exclusivo del bebito para mantener su higiene. Después del baño o el llanto suelen aflojarse las mucosas del bebé, por eso ten a la mano una perita nasal.
Adquiere un paquete de toallas húmedas y un pequeño paquete de pañales. Como no sabes si al bebé le provocarán reacciones alérgicas los ingredientes de estos productos, no te excedas gastando en ellos hasta que tengas las certeza de que el recién nacido los acepta, así sabrás si sigues comprándolos o cambias de marca.
Finalmente es necesario que el nuevo integrante de la familia tenga un lugar cómodo para dormir, pues al principio será su actividad favorita. Algunas madres los duermen junto a ellas los primeros meses para favorecer sus cuidados, otras preferirán una cuna. Esta es la inversión más fuerte, por ello lo ideal es buscar una cuna cómoda, que cuente con las medidas de seguridad más rigurosas y que se utilice varios años. Una sugerencia es que la cuna tenga barandales desmontables para que cuando tu hija o hijo crezca, la emplee como una pequeña cama.
Por Yanet Gpe. Sánchez Monroy

 

1
Promedio: 1 (1 vote)
Su clasificación: Ninguno