Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

Salud y Ahorro Con Solo Sustituir

peso

El  ahorro familiar y comer saludablemente son prácticas que se relacionan estrechamente y que además pueden mejorar nuestra calidad de vida. La clave está en sustituir.

Si pensamos detenidamente, comprar en la tiendita una bolsa de papas saladas de solo 200 gramos nos cuesta más de 15 pesos. En cambio, el precio de 1 kilogramo de papas enteras en una recaudería apenas se acerca a los 10 pesos.  El producto crudo puedes freírlo (de preferencia sustituyendo tu aceite común por uno de oliva) para preparar una botana que alcance para tus invitados por un precio mucho menor.

Ejemplos como este puedes encontrar en infinidad de productos, los cuales, al ser procesados para conservarse por más tiempo y empacarse para ser comercializados (precocidos, congelados o listos para consumirse) elevan su costo mientras disminuyen sus propiedades nutricionales.

Por ello, cada vez que ser te antoje algún alimento, piensa cómo puedes hacer que se convierta en un platillo saludable. 

Cambia tu sal común por sal de grano, el azúcar blanca por azúcar morena, las frutas en almíbar por fruta natural con miel o yogurt, la leche de vaca por una de soya (sino te agrada, puedes mezclarla con una fruta o chocolate y mejorará su sabor), el aceite común por uno de oliva (y procura disminuir su consumo), la palomitas con mantequilla por unas hechas en casa con poca  sal o azúcar, en fin, puedes mejorar el valor nutricional de casi cualquier comida.

El pretexto más frecuente para no alimentarnos con frutas, verduras, legumbres, cereales y carnes frescas, es el tiempo. Nuestro acelerado ritmo de vida apenas nos deja tiempo para dormir, pero debemos considerar que teniendo salud mejorará el rendimiento, así que no debemos descuidar nuestra dieta. 

No es tan difícil. Si por la mañana sales sin desayunar, lo más seguro es que más tarde tengas hambre, pero ¡espera!, no comas cualquier cosa; procura surtir tu refrigerador una vez por semana con frutas y vegetales, para que cuando salgas corriendo por la mañana, lleves contigo una o varias piezas. Si te levantas un poco más temprano puedes prepararte una ensalada, un coctel de frutas o un licuado que te den la energía necesaria y te eviten consumir antojitos en la calle, que por lo regular tienen un precio alto e ingredientes poco saludables.

 

Deja a un lado el hábito de comer carne diario, siempre que lo hagas acompáñala con una ensalada y de preferencia que sea pescado, pero no olvides que puedes obtener los mismos aportes nutricionales de combinar legumbres (frijol, garbanzo, lenteja, etc.) y productos que contengan cereales (tortilla, pan integral, tostadas, etc.). También puedes optar por comer de vez en cuando un platillo de soya o incluso aventurarte por probar algunos insectos como los acociles, los cuales tienen muchas propiedades proteicas y puedes conseguir en casi cualquier mercado de la zona metropolitana de México. 

De ser posible, lleva contigo al trabajo o la escuela un recipiente con comida saludable hecha en tu propia casa para evitar romper con tus hábitos alimenticios, además verás que así te ahorrarás el dinero que antes gastabas en comer fuera.

 

Por: Yanet Gpe. Sánchez Monroy

0
No votes yet
Su clasificación: Ninguno