Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

¡Leer es divertido!

Los múltiples objetos de entretenimiento que tenemos a la mano y las horas de descanso, absorben la mayor parte de nuestro tiempo libre en la actualidad. Dejamos de lado la lectura porque entre otras razones, se le considera una actividad más exigente.

 
Es verdad que los buenos textos exigen mayor concentración, pero así como se puede obtener diversión de actividades como jugar, ver la televisión, ir al cine o viajar, también puede resultar divertido leer.
La lectura no tiene porque ser una actividad solitaria, ya que puede hacerse colectiva de muchas formas: lectura en voz alta, recuento, discusión, recreaciones, etcétera.
Además, permite jugar con la imaginación, experimentar aventuras y emociones de personajes distintos e incluso, compartir esas sensaciones con familiares y amigos, tal como sucede en los juegos de niños.
En el caso específico de las narraciones audiovisuales, es común que se realicen películas y series basadas en libros, pero el público que los lee se decepciona frecuentemente al verlos en pantalla, la razón es muy clara: la historia en su imaginación era mucho más rica, acorde con sus aficiones personales. Tuvieron la oportunidad de crear en su mente personajes, momentos y escenarios extraordinarios que ni el mayor presupuesto cinematográfico ni la más alta tecnología hubiesen podido igualar. Además, la extensión de los libros regularmente no se limita por tiempos y recursos como sucede en los filmes.
Los libros, periódicos y revistas se transportan para consultarse en cualquier tiempo libre y no requieren ningún aparato para ello. Un simple separador nos hace recordar en dónde comenzar de nuevo si los llevamos a la fila del banco o el supermercado, en el autobús, en el taxi, entre clases o durante la espera de alguien, solo por mencionar ejemplos de tiempo libre en el que podríamos divertirnos con la lectura.
Los textos impresos son medios de comunicación como la televisión, la radio o el cine, pero permiten tener una perspectiva distinta de la información. Las palabras que ahí aparecen pueden consultarse varias veces, al ritmo del lector y no aceleradamente como sucede en otros medios. Otra ventaja para el lector es que puede elegir exactamente la sección, el tema y la noticia que más le interesa y ocuparse solamente de ella.
Aunque son dos experiencias con sus particulares cualidades, tanto viajar como leer nos divierten al descubrir espacios y culturas diferentes. La descripción de eventos, obras, edificios, especies naturales, hábitos, festividades, costumbres y muchas otras cosas que existen en otras regiones del mundo puede absorber nuestro interés o hasta sugerirnos el recorrido para un viaje posterior.
Como cualquier otro hobbie, no requiere un número de minutos u horarios obligatorios. Se debe leer por gusto, ya sean textos llamativos para uno mismo, libros sugeridos por otros lectores, cuentos y leyendas en voz alta para convivir con los más pequeños de la familia, poesía para la pareja, ficción para comentar con los amigos, periódicos para conocer el día a día… en fin, las posibilidades son muchas.
Después de hacer de la lectura un pasatiempo frecuente, podrán entablarse pláticas más enriquecedoras, pocas veces se agotarán los temas de conversación y será muy fácil relacionarse con personalidades distintas, pues los conocimientos que poseen las personas que leen, se desarrollan y actualizan constantemente.

Por. Yanet Gpe. Sánchez Monroy

5
Promedio: 5 (1 vote)
Su clasificación: Ninguno