Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

Con menos se hace más

 Antes que la reutilización y el reciclaje, el cuidado del medio ambiente exige reducción, la cual se traduce en menos desechos, menos emisiones tóxicas al ambiente y menor desgaste de recursos. Hay al menos tres hábitos en los que puedes aplicar de manera sencilla el útil consejo de reducir:

Primero, en la compra de productos. Ya que gran parte de los alimentos instantáneos requieren empaques que especifiquen sus contenidos y garanticen su higiene, es mejor adquirir frutas, verduras y carnes no procesadas y transportarlas en bolsas de mandado reutilizables (hechas de lona o tela).
En las fiestas se genera mucha basura porque se emplean platos, vasos y cubiertos desechables. En este caso es recomendable que cuando asistas a una, marques tus recipientes, principalmente el vaso, así no lo perderás de vista y evitarás utilizar uno nuevo cada vez que te sirvas algo de comer o beber. Cuando la reunión sea tuya, elige trastes de uso común; cuando los desechables sean tu última opción, evita el unicel.
Estrenar cuadernos y otros útiles en cada nuevo ciclo escolar es una costumbre para muchos, así que acuden a comprarlos aunque el año anterior hayan sobrado artículos a medio usar. Para que no te quedes sin estrenar, ponte creativo y decora tus viejos cuadernos, arranca las hojas usadas y agrega las de otro cuaderno para formar uno muy original. También puedes rediseñar tu mochila con un poco de pegamento, estambre, llaveros, hilo, aguja… Si tienes hijos, haz de la remodelación de los útiles escolares una actividad familiar divertida para las vacaciones que los anime a reutilizar y reducir.
Ten en cuenta que en ocasiones lo barato sale caro, aunque no es el precio el principal indicador de la calidad, es mejor verificar la resistencia de los productos que vayas a adquirir antes de hacerlo. Piensa en el uso que le darás y elige lo que se adapte más a tus necesidades, de esta manera evitarás comprar un sustituto frecuentemente.
En segundo lugar, se debe reducir el uso de sustancias contaminantes. En el hogar evita contaminar el agua y el aire con grasas de cocina: deséchalas en botellas de vidrio o plástico bien selladas.
La mejor opción para reducir las baterías en los basureros es dar preferencia a las recargables, pues aunque aparentemente son más caras, a mediano plazo se observa la diferencia con el gasto que representan las baterías desechables. Si vas a comprar aparatos electrónicos elige los que tengan una batería recargable y verifica su durabilidad. En caso de requerir baterías de un solo uso inevitablemente, deposítalas en una botella de plástico y ciérrala bien o mejor aún, si ubicas un centro de acopio llévalas ahí.
Los detergentes y otros productos de limpieza también son altamente contaminantes por eso procura no consumirlos en exceso, ya que poner más de lo indicado en la cubeta o la lavadora no dejarán más limpia la ropa, los trastes ni la casa. Ocupa sólo las porciones indicadas en las botellas y de preferencia, sustituye algunos de estos jabones con vinagre, un producto orgánico que elimina suciedad igual o mejor.
Es un mito que tu automóvil gaste más energía si lo apagas y enciendes en la espera de avanzar en medio de un embotellamiento o un semáforo duradero. Puedes ahorrar combustible y reducir la emisión de gases tóxicos si apagas el automóvil cuando sabes que estará parado más de medio minuto. Recuerda también revisar que sus llantas tengan el aire suficiente y verificar las condiciones del automóvil al menos cada seis meses para mejorar su rendimiento así como evitar que contamine más de lo necesario.
Por último, puede disminuirse el consumo de recursos naturales. Hay cientos de maneras de ahorrar agua: tomar duchas rápidas, utilizar un vaso al lavarse los dientes, ocupar una bandeja para rasurarse, reparar fugas, retener el agua de la lavadora para reutilizarla en el sanitario o para limpiar la calle, realizar la limpieza del hogar y el auto con cubetas, etc.
También puedes disminuir el uso de la electricidad al desconectar aparatos eléctricos antes de dormir o salir, apagar aparatos y luces cuando no estén en uso, no dejar cargadores pegados a la corriente sin el aparato recargable o con el aparato más tiempo del indicado, utilizar focos ahorradores, etc.
Aplicar gran parte de estas medidas para reducir las afectaciones en el ambiente es muy fácil y garantiza un planeta habitable para mucho más tiempo.
 

 Por Yanet Gpe. Sánchez Monroy

2.214285
Promedio: 2.2 (14 votes)
Su clasificación: Ninguno