Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

Fomente la cultura preventiva en sus hijos jóvenes

Para que sus hijos e hijas jóvenes estén seguros, su labor inicia desde el hogar. Cree un clima de confianza en el que sepan que pueden contarle cualquier asunto de su vida. No ponga pretextos para posponer conversaciones ni censure temas a pesar de que tratarlos le resulte incómodo.
Aunque no sepa cómo hablar con sus hijos de asuntos como la sexualidad, las drogas, el embarazo y la muerte, trate de responder sus dudas sin ser agresivo o amenazante. Si tiene lagunas en el conocimiento de dichas temáticas, puede dar una hojeada a algunos libros o consultar especialistas (sexólogos, ginecólogos, etc.) para que las resuelvan.
Conozca a sus amistades y noviazgos. Para fomentar la confianza de sus hijos en usted así como para que se entere de las personas que los rodean, es indispensable que conozca a sus amistades. No muestre desagrado ni sea prohibitivo cuando espere que se alejen de ellos; procure conocer mejor a aquella persona que motiva su desconfianza y así sabrá si era un prejuicio sin fundamento o qué es exactamente lo que considera dañino para su hijo(a). Deje la imagen fuera de sus argumentos en contra.
No sea demasiado autoritario ni demasiado flexible con las salidas. Aconseje a los jóvenes de casa cómo comportarse fuera y establezca reglas relacionadas con la hora de llegada, limitar su consumo de bebidas alcohólicas, conducir con precaución e informarle del lugar al que irán.
Si lo considera oportuno, permítales salir a algunas fiestas pero, de preferencia, llévelos y recójalos. Eso le permitirá mostrar interés en sus actividades, relaciones y le dará certezas respecto al lugar en el que se encontrarán. Además, si establece una hora para recogerlos es más fácil asegurar la hora de llegada y evitar contratiempos. Si ellos conducen fije la hora de llegada estrictamente, cuide que tengan el hábito de utilizar el cinturón de seguridad y de manejar sin haber bebido.
Asegúrese de que lleven un teléfono celular con batería y saldo. No le llame cada segundo a su hijo(a) para monitorear sus movimientos, pero si se retrasa o surge cualquier imprevisto esto los mantendrá comunicados. Aproveche la tecnología y verifique la batería del teléfono de sus hijos antes de que salgan por lapsos largos de tiempo o a lugares distantes.
En caso de requerir comunicarse con su hijo(a) y no lograrlo, necesitará tener a la mano los teléfonos de sus amistades más cercanas, ellos podrán evitarle momentos de incertidumbre cuando dude de su ubicación.
Sugiérales que no acepten bebidas de personas extrañas. Cualquier bebida que ingieran en antros, bares y restaurantes debe haber sido servida directamente de un envase cerrado. Recomiende que no pierdan de vista su vaso o copa.
En momentos cotidianos, evite que presuman artículos costosos como laptops, celulares, reproductores de música, cámaras digitales, etc. ya que pueden ser víctimas de robos. Procure que transiten por lugares seguros y sean discretos cuando requieran trasladar estos aparatos.
Estas son sugerencias que usted debe hacer a las personas jóvenes con quienes convive, sólo tenga cuidado de no agobiarlos cuando las ponga en práctica, pues el celular no es un monitor y cada joven necesita que se le dé un voto de confianza. Tome precauciones sin subestimar el sentido de responsabilidad de sus hijos.
Por Yanet Gpe. Sánchez Monroy
3
Promedio: 3 (2 votes)
Su clasificación: Ninguno