Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

Fácil acceso a los libros

El promedio de lectura de los mexicanos se calcula en tres libros anuales por habitante, según una encuesta difundida por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) en colaboración con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

 Como población general nos corresponde aportar acciones para incrementar esta cifra y a la vez, resultar beneficiados por la difusión del conocimiento contenido en los libros. No se trata solamente de preocuparse porque las nuevas generaciones adquieran el hábito de leer, sino también de acercar los textos a quienes nos sea posible.
Muchas personas tienen un acervo personal de libros que se compran o que les obsequian en algún momento de su vida. Regularmente estos libros son abandonados en un rincón de la casa o la oficina cuando se terminan de leer,  en el mejor de los casos. Otras ocasiones estos incluso se guardan nuevos.
Las bibliotecas escolares normalmente se nutren de donaciones de otras más grandes o se actualizan sin deshacerse de sus materiales porque los mandan a comunidades que los necesitan, lo mismo puede pasar a nivel particular.
Tú mismo puedes beneficiarte si comienzas un proceso de circulación de libros fuera del sistema normal de préstamo en bibliotecas y de compra en librerías. La sugerencia es compartirlos, especialmente los que hemos leído y nos han atrapado entre sus líneas. Además de recomendarlos se pueden prestar, donar, regalar o divulgar de distintas maneras:
Empieza por obsequiar libros nuevos o usados a tus primos (as), amigos (as), tíos (as) y demás conocidos cuando se presente un intercambio de regalos, un cumpleaños o cualquier evento especial. Si ya lo has leído puedes agregar una síntesis en la envoltura para personalizarlo y a la vez, hacerlo más llamativo para el receptor.
También puede donarse a bibliotecas pequeñas dentro o fuera de tu comunidad, o dejarlo en algún lugar público con una nota que sugiera dejarlo en otro lugar al finalizar su lectura, cual si fuera un libro viajero; quizás el nuevo dueño de ese título no siga la instrucción de la nota, pero habrás conseguido un lector más.
Si regalarlo no parece la mejor opción, diversas librerías se dedican a comprar libros usados en buenas condiciones (aunque el pago es mucho menor al que tuvo nuevo). Si lo vendes ahí o en una venta de garaje conseguirás dinero que después puedes destinar a otros textos que te atraigan.
Otra opción es intercambiarlos con otros lectores que tengan gustos similares a los tuyos o escuchar sus sugerencias y ofrecerles un buen libro de tu colección prestado o regalado a cambio de uno de la suya.
Difundir la práctica de la lectura a la mayor cantidad de gente posible, rendirá frutos dentro de los hábitos generales de la población y hará de este pasatiempo uno de los más accesibles por la facilidad para conseguirlos y por que resultará cada vez más económico tener un libro en la mano.
 
Por. Yanet Gpe. Sánchez Monroy

 

5
Promedio: 5 (1 vote)
Su clasificación: Ninguno