Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

Involucrar a los jóvenes con la educación, el trabajo y otros programas

Empleo

Datos del Instituto Mexiquense de la Juventud  indican que el Estado de México tiene 4 millones de jóvenes de entre 15 y 29 años de edad, de los cuales 250 mil no estudian ni trabajan.


Sin embargo, jamás generalicemos una nota periodística o un dato estadístico, pues entre la multitud de chavos y chavas que no obtuvieron un espacio académico o laboral, muchos buscaron otras opciones en las cuales emplear su tiempo. Entonces, ¿cómo podríamos llamarlos “ninis”?


No me refiero a quienes optaron por el comercio informal, esta es solo una de las muchas maneras de ocuparse; en este caso, hablemos de quienes decidieron ser autodidactas y emprendedores.


El tiempo libre vale oro, sobre todo cuando se utiliza de la mejor manera: ¡aprendiendo! Y es que es muy fácil aprender idiomas, manualidades,  baile, canto, tocar guitarra, trucos de computación o muchas otras habilidades.


Por ejemplo, personas que no han pasado un examen de admisión, han optado por utilizar herramientas que tienen al alcance como el Internet y reproductores de música para aprender a tocar algún instrumento y posteriormente, lograr ser solicitados para musicalizar eventos de los cuales obtienen ganancias.


Otras personas colaboran en algún negocio familiar como un comercio, un taller o un salón de belleza, a cambio de aprender varias cosas sobre ese giro, algunas ganando un pequeño sueldo. Posteriormente, dichos conocimientos pueden ponerlos en práctica para trabajar en un lugar similar o  a más largo plazo, cuando logran tener un establecimiento propio.


Algunas chicas, explotan su creatividad y los consejos que perciben de la televisión, de familiares o de amigos para hacer joyas de fantasía, las cuales venden después entre sus conocidas para obtener algo de dinero.


Y qué mejor disposición para aprender, aún sin pasar el examen de admisión a la licenciatura deseada, que aquellos que solicitan autorización para entrar a clases como oyentes en alguna facultad universitaria, adquiriendo así conocimientos que posteriormente le ayudarán a ingresar.


Si tienes unos meses libres y cuentas con amigos (as) que saben algo tan útil como cocinar por ejemplo, pídeles unos cuantos tips, para que cuando no haya quien cocine en casa, sorprendas a tus invitados con buenos platillos. Si no es tu caso, acude con tus familiares (desde tu mamá hasta tus tías/os) seguramente tienen muchas recomendaciones que darte para preparar ricas comidas y postres.


El objetivo de mencionar estas experiencias es demostrarte que hay cientos de formas de ser productivo, ya sea obteniendo recursos económicos o nuevos conocimientos (académicos y prácticos). El hecho de no estar registrado en la nómina de una empresa o en las listas de una escuela, no significa que seas un “nini”; mantén el ánimo, si tu tiempo está siendo bien empleado, ten por seguro que podrás desarrollarte personalmente e incluso generar beneficios para la sociedad.


Lee, haz deporte, sé voluntario en tu comunidad o en alguna organización, entra a los cursos que puedas (aunque no estés inscrito), viaja, pero sobre todo, aprende de los demás. Intenta seguir estas breves sugerencias y te sorprenderá ver los resultados de olvidarte de que, mientras consigues un trabajo o un lugar en la escuela, no hay nada que hacer.
 

 

Por: Yanet Gpe. Sánchez Monroy

La Universidad Autónoma del Estado de México 

3.5
Promedio: 3.5 (2 votes)
Su clasificación: Ninguno