Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

en esta sección

Trastornos alimenticios

 

Sin duda todos los extremos son malos. No comer o comer en exceso son dos polos igualmente peligrosos. Hoy, por desgracia, los estereotipos estéticos de hombres y mujeres delgadas y esbeltas han calado hondo en las personas que a toda costa pretenden perder peso.
En este contexto, se presentan los llamados trastornos alimenticios, que son alteraciones en los hábitos alimenticios de las personas, derivadas de una obsesión por perder peso, una baja o nula autoestima y una inconformidad absoluta consigo mismos.
A continuación, hablaremos de dos de los trastornos alimenticios más comunes: la bulimia y la anorexia. Habitualmente confundidas, estas dos enfermedades si bien diferentes, entrañan un factor común: la obsesión por perder peso y una percepción corporal totalmente irreal, es decir, los pacientes se sienten gordos aún cuando estén extremadamente delgados.
La bulimia es una enfermedad que se caracteriza porque el paciente tiene episodios de ingesta desmedida de alimentos, para luego tratar de compensar dicho exceso. Para hacerlo recurre a métodos dañinos para su salud, como el vómito provocado, el consumo de fármacos, laxantes o cualquier sustancia que le ayudará perder peso. Incluso el enfermo puede practicar intensas y extenuantes rutinas de ejercicio para “bajar lo que comió”.
Las consecuencias de este tipo acciones son brutales para el organismo. La constante provocación del vómito daña el esófago de los enfermos, pues el recurrente paso de los ácidos estomacales causa un serio daño a este conducto.
Por su parte la anorexia, es un padecimiento en el que los pacientes –hombre o mujeres- no están conformes con su cuerpo, llegando a creer, erróneamente, que están gordos, a pesar de que pudieran estar extremadamente flacos. Derivado de esa falsa percepción, los enfermos, comienzan a dejar de comer, alterando con ello, el funcionamiento total de su cuerpo. Son increíbles los grados de delgadez que pueden llegar a tener los pacientes, y sin embargo, ellos siguen creyendo que su peso esta muy por encima de lo que debería.
Como decíamos estos dos padecimientos, están íntimamente relacionados con fuertes problemas psicológicos, que cambian el comportamiento de los individuos al grado de transformar sus hábitos alimenticios.
Aunque este tipo de enfermedades son habituales en mujeres jóvenes y adolescentes, lo cierto, es que cualquier persona podría padecerlas.
Si usted detecta en su familia, hijos adolescentes, amigos o incluso en usted algunos indicios de una obsesión extrema por estar delgado, una percepción errónea de su cuerpo, una frustración o rechazo por su condición física o peor aún cambios radicales en sus hábitos alimenticios, debe tener cuidado, platicar la situación y pedir ayuda profesional.
 
Es muy importante, como en toda enfermedad, que se haga un diagnostico temprano de la situación, sólo así se podrá ayudar al paciente a pasar este proceso difícil. Hoy en día existen exitosos tratamientos para este tipo de padecimientos. Lo primordial es que el paciente acepte que tiene un problema, que necesita ayuda y sobre todo que no está sólo en este duro camino.
 
Fuente
http://www.editum.org/index.php

 

 

Por: Carlos Hernández Miranda

Correo electrónico: carlos.hernandez.miranda@hotmail.com

0
No votes yet
Su clasificación: Ninguno