Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

en esta sección

Después del parto

Por fin su bebé ya está aquí y usted está muy ilusionada, pero también está agotada, dolorida, experimentando un remolino de emociones. Las clases de preparación para el parto le ayudaron a prepararse para dar a luz, pero no para lo que venía después. Tras la llegada del bebé, usted percibirá algunos cambios, tanto físicos como emocionales. A continuación le mostramos algunos de ellos:

 

  • Pechos sensibles y dolorosos al tacto. Cuando le suba la leche, es posible que tenga los pechos tan hinchados que le duelan durante varios días, y es posible que también le molesten o duelan los pezones.
  • Estreñimiento. Tras el parto, es posible que tarde varios días en ir de vientre y que las hemorroides, la cicatriz de la episiotomía y los músculos perineales doloridos hagan que la defecación le resulte dolorosa.
  • Episiotomía. Si se le desgarró el perineo (el área de piel comprendida entre la vagina y el ano) o bien se lo cortó el médico durante el parto, puede resultarle doloroso caminar o sentarse debido a los puntos hasta que estos cicatricen. Los puntos también le pueden doler al toser o estornudar.
  • Hemorroides. Las hemorroides (tejido anal inflamado) son sumamente frecuentes durante el posparto.
  • Sofocos y escalofríos. La adaptación de su cuerpo a los niveles hormonales y de riego sanguíneo del posparto puede desequilibrar temporalmente su termostato interior.
  • Incontinencia urinaria y/o fecal. La distensión de los músculos del suelo pélvico durante el parto puede conllevar que se le escape un poco de orina al toser, reír o hacer esfuerzos, así como dificultar el control de los movimientos intestinales, especialmente si tuvo un parto vaginal largo.
  • Entuertos. Tras el parto, su útero se seguirá contrayendo durante unos días. Las notará más mientras amamanta al bebé o si toma medicamentos para reducir el sangrado vaginal.
  • Pérdidas vaginales (loquios). Inicialmente más copiosos que las menstruaciones y a menudo con presencia de coágulos, las pérdidas vaginales se irán haciendo progresivamente más claras, empezando de color pardo y acabando de color blanco o amarillento hasta desaparecer por completo al cabo de unos dos meses.
  • Peso. Después de haber dar a luz, probablemente pesará unas 10 libras (4,5 kg) (el peso del bebé, la placenta y el líquido amniótico) menos de lo que pesaba al final del embarazo. Durante la primera semana del posparto, el peso adicional constituido por agua irá descendiendo a medida que su cuerpo recupere su equilibrio de sodio.

Estos cambios son naturales. Tenga paciencia en cuanto a recuperar su peso, dormir como antes o en reactivar su vida sexual. Esta usted viviendo un gran momento que debe estar lleno de alegrias.

0
No votes yet
Su clasificación: Ninguno