Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

Dar leche en mamila

Antes que nada, no olvides que unas pocas semanas de lactancia materna son mejor que nada. Tanto tú como tu bebé se beneficiarán aunque la experiencia sea breve.

La lactancia es un proceso que requiere mucha paciencia. No te rindas sin haberlo intentado de verdad, es decir, por lo menos un mes. No hay nada mejor para tu bebé, y bien vale la pena. Muchos bebés que están siendo amamantados también pueden recibir alimento de biberón si se les acostumbra antes de la tercera semana de nacidos. Si esperas demasiado tiempo es muy probable que el bebé sólo quiera pecho y no se conforme con menos.

Hacerlo con calma beneficiará a tu bebé y a ti, pues el pequeño se irá acostumbrando a su nueva forma de alimentación, mientras que tu cuerpo se adaptará también, disminuyendo la producción de leche paulatinamente. Succionar de un biberón requiere de diferentes movimientos de la boca y de la lengua a los que se hacen al succionar el pecho, por lo que le tomará tiempo a tu bebé el acostumbrarse. Si eres una mamá que trabaja fuera de casa no esperes a que llegue el día de volver al trabajo, empieza al menos dos semanas antes. Puedes empezar ofreciéndole el biberón un poco más temprano que la hora de darle el pecho. De esta manera tendrá hambre, pero no tanta como para que le resulte frustrante probar el frío chupón. Hasta que no acepte el biberón, no sustituyas una toma de pecho. No por querer ir más de prisa lograrás que acepte el biberón más rápido. Te recomendamos que no seas radical, recuerda que el pecho además de proporcionarle el mejor alimento a tu hijo también lo hace sentir querido, seguro y cómodo, por lo que no va a ser fácil pasar del pecho al biberón. No se lo niegues si te lo pide.





 

 

0
No votes yet
Su clasificación: Ninguno