Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

Calmar el llanto del bebé

 

El llanto es la principal forma de comunicación que tienen los bebés con quienes los cuidan, pues así logran llamar su atención ante la presencia de una necesidad. Con el paso de los días es cada vez más sencillo reconocer las exigencias del bebé de acuerdo con la intensidad del llanto o gracias a distintas señales que da (como movimientos de la boca y gestos).
Sin embargo, cuando no parece haber razón que motive el llanto, los padres suelen preocuparse o desesperarse porque su recién nacido(a) no logra estar en calma a pesar de sus esfuerzos por mejorar la situación.
Si su bebé llora aunque ya haya satisfecho su hambre y cambiado su pañal, no entre en pánico, recuerde que los primeros meses de vida son algo nuevo tanto para el bebito como para usted y el humor de su hijo(a) será susceptible de cambios al menos tres meses, principalmente por cólicos debido al cambio en la forma de alimentación o porque extrañarán la comodidad del vientre donde tenían lo necesario al alcance. Por ello, los expertos recomiendan que el mundo en el que comienzan a vivir cumpla con ciertas condiciones:
-Una temperatura adecuada en la habitación, apta para un adulto con ropa ligera.
-Una posición cómoda: envuelva en las extremidades para hacerlo sentir seguro, si no funciona, libere un poco sus manos para que pueda estirarlas y cárguelo.
-Movimientos suaves pero constantes.
-Sonidos rítmicos, similares a los latidos del corazón. Puede ser algo de música, golpeteos o la voz de alguien cercano.
Tome en cuenta que ninguna de estas recomendaciones son milagrosas, lo ideal es probar cada una poco a poco y llevarlas a cabo durante varios minutos para verificar su efectividad.
Si la temperatura de su hijo(a) es normal, dele un baño con las condiciones óptimas que usted ya experimentó en los días que ha estado en casa. Durante la ducha dé masajes suaves al cuerpo del bebé y si esto logra calmarlo, al terminar el proceso intente hacerlo dormir como acostumbra. Tal vez unos cuantos sorbos de leche le ayuden un poco más.
De ser posible, intente pasearlo en automóvil. Procure dar un paseo de alrededor de 10 minutos hasta conseguir que duerma porque el movimiento y el ruido suelen calmarlo. No olvide llevarlo en el asiento trasero del auto, usar preferentemente una silla de bebé para trasladarlo y conducir con mucha precaución. Si no cuenta con un vehículo, intente jugar y platicar con la bebita o bebito, tal vez sólo esté aburrida(o).
Cuando no obtenga resultados, conserve la calma y consulte a su pediatra, probablemente el llanto constante sea la manera que encontró el pequeño para decirle que no se siente bien. Esta sería una situación especial, en ocasiones fácilmente identificable por otros síntomas como cambio en el tono de la piel, en la temperatura y quizás algunos gemidos. No se altere, puede ser tan sólo una falsa alarma pero es mejor estar seguros.
En meses posteriores su bebé puede presentar molestias por otros motivos como la variación del tipo de alimentos o la dentición, pero su pediatra sabrá ser una guía para usted durante el proceso, tenga su teléfono a la mano. Con el apoyo de su médico, lo único que le resta es disfrutar de su bebé y de esta etapa que marcará sus recuerdos como madre o padre.

 

Por Yanet Gpe. Sánchez Monroy

 

0
No votes yet
Su clasificación: Ninguno