Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

en esta sección

¿Qué hacer en caso de un desastre natural?

 

La naturaleza es impredecible y con una fuerza demoledora que puede causar graves daños y poner en riesgo nuestras vidas. Incendios, inundaciones, terremotos, huracanes,  tornados y demás fenómenos naturales pueden ocurrir en cualquier momento, por eso siempre debemos estar alerta ante posibles contingencias y hacerles frente.
 
Siempre tenga  en un lugar accesible documentos oficiales e identificaciones de los miembros de su familia y los de usted tales como acta de nacimiento, IFE o CURP (Clave Única de Registro de Población). De igual manera tenga a la mano las escrituras de su casa o predio. Y es que en las horas posteriores a un desastre natural será necesario identificarse y corroborar legalmente su propiedad.
 
En compañía de su familia elabore un plan de emergencia para hacer frente a un desastre natural. Elaboré y explique a sus familiares una ruta de evacuación al interior de su casa. Platiqué a los niños que hacer y qué no hacer cuando se presente una emergencia.
 
Identifique cuál es la situación del lugar en donde se ubica su casa o domicilio. Existen zonas que por la posición en la que se encuentran son propensas a padecer de las inclemencias de la naturaleza, ya sean terremotos, inundaciones e incluso tornados. Así que dependiendo de la parte de nuestro país en la que viva usted debe reconocer los riesgos y probabilidades de que un desastre natural ocurra. Esto le ayudará a tomar las medidas preventivas necesarias.
 
Elaboré una especie de botiquín de emergencia que contenga una lámpara con pilas cargadas, un radio de baterías, algunos medicamentos de primera necesidad, gazas y vendas. Su botiquín puede incluir también alimentos enlatados e incluso botellas de agua.
 
Todas las noches que ya no use el servicio de gas cierre el suministro, para evitar que en caso de un temblor o incendio este pueda explotar y causar graves daños.
 
Todas estas medidas parecerían alarmistas y exageradas. Quizás usted esté pensando que es poco probable que ocurra un desastre natural donde usted vive pero no lo deje a la suerte, pues como dice el refrán más vale prevenir que lamentar. Así que no está de más llevar a cabo estas simples y sencillas recomendaciones que no le robarán mucho tiempo y que en cambio pueden hacer la diferencia entre salvar su vida y la de los suyos o lamentar una desgracia. No nos arriesguemos mejor trabajemos ahora para no sufrir mañana.
 
Por Carlos Hernández Miranda
 
Correo electrónico
3.266665
Promedio: 3.3 (30 votes)
Su clasificación: Ninguno