Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

Garganta irritada

La garganta al ser una zona de paso de diversas sustancias se encuentra expuesta a infecciones, inflamación e irritación; esta última puede tener otros orígenes, como lesiones provocadas por la deglución de alimentos o bebidas demasiado calientes, fumar en exceso o ingerir gran cantidad de productos muy dulces, ácidos o picantes.

Si bien la irritación de garganta llega a desaparecer con rapidez y, por lo general no requiere tratamiento intensivo, cuando persiste más de tres días y va acompañada de fiebre alta, tos, estornudos y secreciones, es necesario consultar al médico.

Causas

  • Infección por virus o bacterias.
  • Gripe.
  • Resfriado.
  • Alergias.
  • Cambios bruscos de temperatura.
  • Fumar en exceso.
  • Exposición a contaminantes ambientales y sustancias tóxicas, como humo, cloro, amoniaco y solventes.
  • Respirar por la boca, pues permite contacto directo con microorganismos.
  • Higiene bucal deficiente.
  • Gritar exageradamente.
  • Amigdalitis (inflamación de las amígdalas, estructuras que también se conocen como anginas).
  • Faringitis.
  • Laringitis.
  • Mononucleosis infecciosa, también conocida como "enfermedad del beso", es ocasionada por el virus de Epstein Barr, el cual ataca al sistema linfático (defensas del organismo), bazo (órgano que fabrica elementos que defienden al cuerpo de infecciones) y parcialmente al hígado. Dicho microorganismo se encuentra en la saliva y puede transmitirse de una persona a otra a través de tos, estornudos y besos; sin embargo, también puede propagarse por sangre, trasplantes y contacto sexual.

Síntomas

  • Sensación de cosquilleo.
  • Enrojecimiento.
  • Ronquera, pérdida parcial de la voz.
  • Inflamación.
  • Dolor y ardor al tragar saliva o alimentos.
  • Los síntomas de amigdalitis incluyen dolor e irritación de garganta, y fiebre.
  • La faringitis se manifiesta mediante irritación e inflamación de garganta, molestias al tragar alimentos, dolor de cabeza, falta de apetito, alteración del sentido del gusto, acumulación excesiva de moco o flemas, fiebre, se puede sentir un cuerpo extraño en garganta (como si fuera moco que no se puede tragar), tos y, en algunos casos, sensación de ahogo.
  • Las molestias que presentan quienes padecen laringitis son ronquera o pérdida de voz, malestar y ardor en garganta, y pueden haber fiebre, dolor al tragar alimentos y tos con flemas.
  • En la mononucleosis, después de que el virus ingresa al cuerpo, puede transcurrir hasta un mes antes de que se presenten síntomas, pero una vez que se manifiesta la infección inicia de forma parecida a la gripe, hay fiebre alta (hasta 40°), dolores de cabeza y muscular, así como malestar general. Posteriormente, los ganglios linfáticos (escudos defensivos del organismo) del cuello, axilas e ingle se inflaman, y pueden aparecer los siguientes malestares: dolor e irritación de garganta, pérdida del apetito, náuseas, vómitos, dificultad para respirar, dolor abdominal, crecimiento del bazo e hígado, erupción de ronchas en la piel y manchas oscuras en el paladar.

Prevención

  • Evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Procurar no gritar en exceso.
  • Dejar de fumar, para lo cual puede recurrirse a deshabituantes del tabaco.
  • Si es a causa de alergia es indispensable evitar el contacto con el elemento que la ocasiona (polvo, sustancias irritantes, polen o pelo de animales); asimismo, puede recurrirse a un antihistamínico.
  • Tener buena higiene bucal, la que puede facilitarse con el uso de enjuagues y antisépticos bucales.
  • Incrementar el consumo de alimentos ricos en vitamina C (contenida en naranja, limón, guayaba, mandarina, tangerina, kiwi, col de bruselas y fresa) para fortalecer el sistema inmunológico (aquel que se encarga de defender al organismo de infecciones). Este aporte puede apoyarse con suplementos vitamínicos.
  • Abrigarse en días fríos.
  • No exponerse a sustancias químicas.
  • Procurar que resfriados y gripes se curen completamente para evitar complicaciones, para ello es necesario descansar y recurrir a antigripales.

Le recomendamos que visite a su médico para un diagnostico preciso.

2.5
Promedio: 2.5 (2 votes)
Su clasificación: Ninguno