Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

en esta sección

México Campeón… En Obesidad

fat

“… Qué horror despertar sabiendo que eres mexicano…” dicen por ahí. El conocimiento casi nulo sobre nuestro proceso de nutrición en el mundo ha provocado que los mexicanos seamos indiferentes ante los problemas de obesidad que cada día crecen más. Se confunde el concepto de una persona “bien nutrida” con una persona “obesa” por el hecho de que come de todo y todo el día, pero de forma desequilibrada.


La mayor parte de la población debe conocer la pirámide básica de nutrición. Así sabrá que debe consumir:

  • Cereales: arroz, avena, pan integral, 
  • Legumbres (lentejas, garbanzos etc.),
  • Frutas, 
  • Verduras cocidas y crudas,
  • Lácteos y derivados  (queso, leche, crema o yogurt),
  • Carnes, aves y pescados,
  • Grasas,
  • Frutos oleaginosos (nueces, almendras y avellanas)
  • Azucares (dulces, caramelos y pastelería).


Durante el día debemos realizar entre tres y cinco comidas. El desayuno es de mayor importancia, pues proporciona energía para todo el día. En tanto que debemos equilibrar los alimentos de los grupos mencionados anteriormente, sin dejar de mencionar caminar de 20 a 30 minutos diarios (de forma seguida) y de ser posible darnos tiempo para realizar algún ejercicio o actividad en la que podamos ayudar a nuestro metabolismo. Estas pueden ser: bailar, practicar algún deporte, andar en bicicleta, correr, cambiar escaleras eléctricas o elevadores por subir escaleras normales y, en los niños o jóvenes, evitar videojuegos en los que permanecen largo tiempo sentados o recostados.


El exceso en consumo de alcohol no sólo provoca enfermedades graves en el hígado, sino que también es causa de la obesidad.
Si bien es cierto que el consumo de carnes ayuda a la buena función de nuestro cuerpo, su exceso puede provocar colesterol (las arterias y venas se vuelven también almacenes de grasas inutilizadas, y de esta manera se sofocan), así como el exceso en consumo de huevo y alimentos chatarras (frituras, panecillos) y grasas en general.


Los malos hábitos han puesto a México como el país número uno en obesidad. Éstos son: cenar e ir a dormir inmediatamente, comer periódicamente a horas distintas, hacer una sola comida al día, hacer ayunos extremos, no hacer ningún tipo de ejercicio, tomar el microbús para ir a distancias cortas, no consumir agua suficiente (dos litros diarios), comer alimentos de la calle, tomar bebidas alcohólicas, ingerir chatarras, beber refresco, fumar en demasía  y despreciar las frutas.

 

Por: Yessenia Barrientos Colin
 

0
No votes yet
Su clasificación: Ninguno