Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

Alimentación Mental y Espiritual

por Carmen Sánchez

En general, cuando uno piensa en alimentarse, uno piensa de comida. La primera pregunta que se le ocurre es: “¿Que voy a comer?” Claro que la comida, o sea lo que injiere, es elemental para nutrir su cuerpo y mantener su salud pero lo que impacta su estado mental (psicológico/emocional) y su estado espiritual (si es creyente) es sumamente importante. Pregúntese si usted ha tenido la siguiente experiencia. Después de conversar con un desconocido que le habla de manera áspera se siente completamente exhausto. En contraste, después de conversar con su mejor amigo, que le habla con respeto y cariño, usted se siente alentado y energético. Esta anécdota ilustra la conexión mental- corporal que existe.

Su experiencia psicológica/emocional tiene un impacto concreto en su estado físico. En un atmosfera lleno de personas que le traten bien, de manera respetuosa y con consideración, su cuerpo reaccionara con elevar las sustancias químicas que su cuerpo produce para tener energía a causa de la positividad que le rodea. Al igual, los niveles de hormonas que resultan subir a causa de experiencias negativas del maltrato o estrés se manifiestan en forma de su agotamiento. En verdad, si los niveles de hormonas asociadas con el estrés se elevan demasiado o de forma crónica, puede resultar en enfermarse físicamente. Por ejemplo, la alta presión y la obesidad han sido asociadas al estrés crónico.

Usted puede mejorar su estado psicológico/emocional prestando atención a esas cosas que le interesan o le traen felicidad. Haga actividades de acuerdo a sus intereses fundamentales. Por ejemplo, si a usted le gusta coser y lo hace bien, ofrézcase para enseñarle a un grupo de jóvenes en su comunidad que tal vez desean aprender per no tienen quien les enseñe. Si usted quiere aprender a hablar inglés, apúntese para un curso de inglés gratuito en su vecindario. Compartiendo sus habilidades así como estudiando cosas nuevas que le interesen aprender aumenta su autoestima y su agilidad mental.

Si usted es religioso o espiritual, sus experiencias espirituales tienen impacto concreto en su estado físico también. Pregúntese si usted no ha tenido la experiencia de sentirse preocupada por alguna situación negativa al punto de sentir dolores de cabeza o molestias estomacales. ¿Entonces - después de meditar, orar, ir a una misa, o hablarle a un pastor - no se le ha desvanecido o aminorado esos problemas físicos? Los médicos han investigado el fenómeno del impacto de la meditación y oración sobre el estado físico de los enfermos varias veces con resultados mixtos. Aun así, su experiencia personal es lo que importa.

Si usted se siente mejor al practicar sus rituales religiosos o espirituales, asegúrese de mantenerse en práctica. Mantenerse en práctica puede significar asistir a su iglesia o templo con regularidad o hablarle a su pastor o rabino de vez en cuando. Para esos que no pertenecen a una religión formal pero se consideran espirituales, mantenerse en práctica puede significar reunirse con otros que creen de la misma manera para conversar o meditar con regularidad. Estableciendo una conexión fuerte para nutrir su espíritu le ayudara a multiplicar las experiencias que le relejan y le traigan paz.

Es importante para su salud reconocer que su alimentación diaria no está compuesta solamente del desayuno, almuerzo, y cena. Todas sus experiencias tienen un impacto en su estado mental (psicológico/emocional) y espiritual (si usted es creyente) que se manifiestan en su estado físico de acuerdo a la experiencia. De acuerdo, es importante que haga todo lo posible por minimizar su exposición a personas negativas y multiplicar sus experiencias positivas. No se olvide de cuidar de todo los aspectos de su salud - su cuerpo, su mente (su estado psicológico/emocional), y su espirito (si usted se considera religioso o espiritual) – para así poder realizar todo lo que desea.

2
Promedio: 2 (2 votes)
Su clasificación: Ninguno