Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

Comida rápida aceptable

Que quede claro que no aprobamos el consumo de comida rápida. Preferimos las comidas preparadas con amor y pensando en la buena salud. Pero siendo realistas, de vez en cuando los arcos dorados o la niña pelirroja con trenzas pueden ser las únicas opciones disponibles para calmar el apetito. Cuando eso le ocurra, no vaya directamente a la comida económica con la hamburguesa cargada de calorías. Controle su diabetes y su peso al escoger artículos menos dañinos en el menú. Aquí hay ayuda:

Haga su tarea. La mayoría de establecimientos de comida rápida tienen sus menús en Internet, incluyendo los datos nutricionales de cada producto. Encuentre sus establecimientos preferidos y mire cuánto le cuesta en realidad ese batido de chocolate. Vea qué comidas bajas en calorías le ayudarán a balancear sus calorías y nivel de azúcar en el día.

Si está frito, dígale adiós. Aleje sus ojos del pollo frito, las papas fritas, hasta del brócoli frito y todo lo frito. Quienes tienen diabetes tienen mayor riesgo de tener colesterol elevado y enfermedad cardiaca, y comer cosas fritas con grasa saturada sólo aumenta el riesgo.

Tome agua. Ahórrese unas 200 calorías tomando agua con su comida. Las sodas y jugos de fruta tienen muchísima azúcar y calorías ocultas que pueden elevar su nivel de glucosa y sobrepasar su límite de calorías del día. No hay problema con las cero calorías del agua.

No le ponga más sal. La mayor parte de las veces, esa comida es preparada con mucha sal. No aumente el daño poniéndole más sodio. Mucha sal puede provocar problemas como la hipertensión y la enfermedad cardiaca. Escoja lo que es horneado o a la parrilla. Por lo general, si un sitio de comida rápida ofrece sándwiches de pechuga de pollo, hay una opción frita y una a la parrilla. Elija siempre a la parrilla. Y escoja el pollo rostizado o el horneado en vez del frito.

No tema pedir algo especial. El hecho de que un sándwich traiga una “salsa especial” no significa que usted tenga que comerse las calorías especiales que la acompañan. Pida las comidas con las salsas y aderezos separados o sin ellos, para que usted pueda controlar lo que come.

Cuidado con las ensaladas con muchas calorías. Es muy bueno que los sitios de comida rápida finalmente ofrezcan comidas saludables como las ensaladas. Pero tenga cuidado con los ingredientes. Una ensalada con mucho queso, crotones, trocitos de tocino y aderezo cremoso pueden engordar tanto como una hamburguesa “quarter pounder” con queso. Por ejemplo, una ensalada con pollo crujiente de McDonald’s (McDonald’s Southwest Salad with crispy chicken) tiene 430 calorías y 20 gramos de grasa. Pero si la pide con pollo a la parrilla tendrá 320 calorías y sólo 9 gramos de grasa.

Mantenga la perspectiva. Tenga en cuenta lo que comerá en todo el día cuando pida comida rápida. Elija comidas con las que se mantenga dentro de su dieta para la diabetes. Piense en los carbohidratos, el azúcar y las calorías. Elija comidas que no le eleven el nivel de glucosa hasta el cielo.

Nota: hable con su dietista sobre las opciones de comida rápida que se adapten a su plan de dieta para la diabetes.

0
No votes yet
Su clasificación: Ninguno