Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

en esta sección

Quemaduras de sol

Las quemaduras solares son producidas por la exposición a los rayos UV. Pueden ser de primer y segundo grado. Las primeras se caracterizan por el enrojecimiento suave y rosado de las capas superficiales de la piel  o epidermis, y suelen desaparecer al cabo de tres o cuatro días. Las quemaduras de segundo grado son a nivel de las capas más profundas. El color es rojo intenso y provocan ampollas que se curan después de ocho días. Las capas de la piel quemada se desprenden y son remplazadas por otras. Las personas que más sufren de quemaduras son las que tienen la piel clara. La piel clara contiene menos melanina, que es la que nos protege de la acción de los rayos solares. Las personas de piel más oscura son más resistentes a los rayos del sol. Los síntomas más frecuentes para las quemaduras de sol son: enrojecimiento, comezón, dolor, ampollas, dolor, fiebre, escalofríos y nauseas.

Para evitar estas quemaduras se recomienda usar un bloqueador con filtro ultravioleta. Las cremas deben ser como mínimo de factor 15, y ser puestas treinta minutos antes de la exposición al sol. El exponerse poco tiempo al sol también disminuye el riesgo de quemaduras graves, y sobre todo el no exponerse en horas pico como cerca a, o durante, el medio día. Es importante que a los bebes menores de seis meses se les ponga un bloqueador con factor alto, y no exponerlos directamente al sol, ya que su piel no contiene la suficiente melanina para protegerse de los rayos UV. Aún en días nublados se tiene uno que proteger, ya que los rayos del sol atraviesan las nubes. En caso de sufrir quemaduras, se recomienda usar analgésicos para aliviar el dolor y el ardor.  

0
No votes yet
Su clasificación: Ninguno