Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

en esta sección

Discriminación y obesidad

Tener unos cuantos o muchos kilos de más representa para muchas personas no sólo la incomodidad física y la dificultad para hacer muchas de sus actividades, por desgracia las personas que padecen obesidad tienen que sufrir además las burlas y el desprecio de los individuos que están a su alrededor.

La combinación obesidad y discriminación es más habitual de lo que se cree a todas las edades y en todos los ambientes. En las escuelas, por ejemplo, los niños tienden a burlarse del compañero o compañera que esta gordito/a, ya sea por su apariencia física o por su incapacidad para poder realizar actividades que los demás compañeros sí pueden hacer. Los profesores fomentan por desgracia está diferenciación entre los mismos niños del salón de clases, generando un clima de inseguridad y desconfianza en los pequeños que padecen de obesidad.

Otro ámbito en el que comúnmente se presentan prácticas discriminatorias hacia las personas que padecen sobrepeso u obesidad es el mercado laboral. Habitualmente muchas empresas, oficinas o espacios laborales prefieren contratara personas delgadas y atractivas en lugar de personas con algunos kilos de más, pensando que estas últimas por su condición de obesidad no pueden realizar algunas actividades o quizás sean más lentos y torpes en hacerlas, lo que obviamente es un error en muchas ocasiones.

A ello debemos agregar las burlas y bromas que compañeros de trabajo hacen –quizás inconsciente- a aquellas personas obesas. Todo ello genera en las victimas una sensación de dolor e incomprensión y por consiguientedeteriora el clima laboral en el que se desenvuelven.

Pero aún es el hecho de que la mayoría de las personas no comprendemos la difícil situación que padecen los pacientes de obesidad y agregamos a ello más complicaciones cuando los tratamos de manera distinta y en muchas ocasiones de manera discriminatoria.

Por ello resulta necesario replantear la visión que se tiene de las personas que padecen obesidad reconociendo que son individuos que si bien tienen una condición especial, son personas que deben integrarse en los distintos ámbitos para desarrollarse de la manera más plena y digna. Más aún debemos tratar de eliminar los prejuicios, comentarios, chistes, bromas que no hacen más que abonar a la discriminación y a la violencia.

Todo lo anterior sólo será posible si desde las escuelas enseñamos a los niños que la obesidad es una enfermedad que no tiene nada de gracioso  y que quiénes la padecen merecen nuestra comprensión y afecto para salir adelante.

 

Por Carlos Hernández Miranda

carlos.hernandez.miranda@hotmail.com

3.5
Promedio: 3.5 (2 votes)
Su clasificación: Ninguno