Skip to Secondary Navigation Skip to Main Content

Current Domain

MexicoCambiar

en esta sección

Complicaciones de la malnutrición

 

La malnutrición encierra diversos problemas relacionados con el peso y alimentación que ponen a las personas que la padecen en riesgo de presentar serias complicaciones de salud. No basta con verse sanos, es necesario llevar una dieta equilibrada que cubra los requerimientos calóricos suficientes, quemar las grasas mediante actividades físicas y llevar un control médico para conocer nuestro peso, talla y, si es posible, la composición sanguínea.
Hablamos de malnutrición cuando hay insuficiencia de nutrientes en el organismo, pero también cuando los hay en exceso. Las causas son principalmente los malos hábitos, trastornos alimenticios y problemas metabólicos que se relacionan directamente con factores sociales, económicos y/o emocionales.
Podemos catalogar dentro de la malnutrición al menos tres padecimientos comunes entre la población mundial: desnutrición, sobrepeso y obesidad.
La desnutrición es cuando el aporte calórico que recibe nuestro cuerpo es menor a sus requerimientos de acuerdo con la edad y talla, y puede traer consigo síntomas como debilidad, debilitamiento del sistema inmune, falta de energía y pérdida de cabello entre muchos otros.
Los índices de desnutrición son más altos en las regiones de más bajos recursos, donde no existe disponibilidad de los alimentos mínimos necesarios al día. También es producto de trastornos como la bulimia o la anorexia porque se consumen muy pocos nutrientes por el miedo al sobrepeso; la desnutrición igualmente puede deberse a problemas con el metabolismo que provocan que se desechen los nutrientes antes de que el organismo los absorba adecuadamente.
Caso contrario son la obesidad y el sobrepeso, términos utilizados frecuentemente como sinónimos pero que poseen diferencias y, por tanto, requieren cuidados distintos. Ambas son regularmente producto de una alimentación desbalanceada y rica en grasas saturadas, harinas y carbohidratos complejos; estos a diferencia de los carbohidratos simples (como los contenidos en las frutas) son difícilmente descompuestos por el organismo.
El sobrepeso puede considerarse un grado menor a la obesidad, ya que implica tener un Índice de Masa Corporal de 25 a 29, además de que el peso sobrante puede ser parte de diferentes zonas del cuerpo e incluso deberse a huesos pesados o líquidos retenidos. La obesidad en cambio, generalmente es una acumulación de grasa cuya principal zona de alojamiento es el abdomen; la obesidad se detecta cuando el cuerpo rebasa el IMC de 30. Usted puede identificar fácilmente si padece alguno de estos problemas con la calculadora que le proporcionamos en esta misma sección.
La obesidad es un problema grave porque puede traer como consecuencia enfermedades crónico-degenerativas como la diabetes, la hipertensión o problemas circulación. Si tiene sobrepeso, consulte a su nutriólogo o a su médico de confianza antes de llegar a un nivel de obesidad. Cuando su problema sea la obesidad, diversos centros públicos de salud tienen programas para guiarlo con un plan de alimentación y ejercicios además de ayudarle a detectar otros padecimientos para que obtenga una mejor calidad de vida, pregunte en su clínica.
 

Por Yanet Gpe. Sánchez Monroy

3
Promedio: 3 (1 vote)
Su clasificación: Ninguno